5 consejos para incorporar la meditación en tu día a día


5 consejos para incorporar la meditación

5 consejos para incorporar la meditación en tu día a día

Cuando pensamos en meditar, solemos pensar en un retiro en la naturaleza, árboles, paz y mucho tiempo. La realidad es que muchas veces el ritmo de la ciudad no nos permite tener estos espacios de desconexión, o al menos no tanto como nos gustaría, y estos factores externos condicionan nuestro ritmo en el día a día. Sin embargo, los factores externos no lo son todo, así que si realmente sientes la necesidad de reconectar contigo misma, no importa dónde vivas ni cómo sea tu ritmo de trabajo: puedes hacerlo. Eso sí, lo que te proponemos hoy es solo el inicio de un largo recorrido, los cambios no vendrán solos ni se percibirán rápidamente, de hecho, tendremos que estar preparadas para cambios que quizás no esperábamos y nos harán replantear nuestra forma de entender la vida. Si quieres seguir adelante, aquí van nuestros 5 consejos para incorporar la meditación y practicar la atención plena (mindfulness) en tu día a día:

  1. ¿Por qué? Nos dice Núria Durán, fundadora de Made of Yoga, que el mindfulness es una práctica para desarrollar una mente sana y bella, una mente para vivir en armonía con el mundo tal y como es. En sánscrito, “mindfulness” significa “recordar”, que a su vez en latín significa “volver a pasar por el corazón”. Nos gusta esta definición para empezar, así que si quieres iniciarte en este mundo te recomendamos empezar preguntándote qué quieres obtener con la meditación, qué esperas de ella y qué le vas a dar a cambio. El mindfulness nos puede ayudar a mejorar la memoria, mejorar la autoestima, regular el sistema inmune, reducir el estrés y la ansiedad o dormir mejor. Además de estos cambios “físicos”, también os animamos a tomaros el mindfulness no como un refugio, sino como un motor de cambio: agita tu interior, saca tus miedos, dudas, preocupaciones, aprende a enfrontarte a las situaciones que te están haciendo daño, las personas que no te hacen estar bien, estimula tus sentidos, y aprende a tomar decisiones con mayor consciencia, y atiéndete a sus consecuencias. Aquí está el reto, ¿sigues aquí? ¡Pues seguimos!
  1. Tu espacio. Busca un espacio donde practicar la meditación, sí, nos referimos a un espacio físico en tu casa: un rincón donde sentirte a gusto, donde recogerte, un pequeño rincón que te proporcione paz. Aunque también podrás empezar a meditar de camino al trabajo, en el mismo trabajo, o en un autobús, te recomendamos empezar en casa. Tamara, de @viviendoconv, nos da algunos consejos más sobre cómo trabajar en este espacio tan personal y único.
  2. Retiros. Por supuesto, la mejor forma de empezar es hacerlo con los mejores profesionales. Si quieres empezar con una inmersión en este mundo, te recomendamos un retiro de iniciación a la meditación como los que ofrecen en Casa Virupa, un espacio único en medio de la naturaleza cerca de Barcelona. Además, también ofrecen clases y cursos trimestrales en Barcelona.
  3. Baños de bosque. No hace falta estar en plena naturaleza para desconectar de la ciudad. Muchas veces pasamos por alto los parques y árboles que tenemos cerca de casa. Deja el móvil en casa y permítete un tiempo de desconexión en la ciudad, paseando entre árboles y naturaleza. Los baños de bosque, (en japonés shinrin-yoku) nos permiten reducir el estrés y mejorar la concentració ¿Parece fácil? Te invitamos a probarlo.
  4. Meditaciones guiadas con Calm: “Calm” es una app perfecta para empezar a meditar. Encontrarás todo tipo de meditaciones, y sus programas de 7 días y 10 minutos al día son ideales para comenzar. También encontrarás cuentos y meditaciones para dormir, meditaciones para niños, para practicar en el trabajo, mientras caminas o programas más avanzados.

 

Te invitamos a adentrarte en el mundo de la meditación, y recuerda que cuanto más practiques, más beneficios sentirás. Buen viaje 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *