Geoterapia: de la tierra a tu piel


Geoterapia

Geoterapia.  Tratamientos que no pasan de moda

Si eres fan de las terapias y la cosmética natural, seguro que has oído hablar más de una vez de la Geoterapia. Y es que, dentro de este mundo, hay muchísimas posibilidades en donde podemos perdernos y encontrarnos.

Pero empecemos por el principio, ¿Qué es exactamente la Geoterapia? Como bien indica su nombre, la Geoterapia es un estilo de terapia natural que utiliza la tierra con fines terapéuticos. Su uso y aplicación a través de barros y arcillas nos brindan numerosos componentes medicinales que actúan de forma profunda y eficiente en nuestra piel.

Muchas veces, cuando oímos que algún tratamiento es beneficioso, nos tiramos de cabeza a probarlo sin conocer realmente los beneficios que nos pueden aportar. ¡Ojo! No digo que sea malo, pero la falta de conocimiento muchas veces implica no seguir con un tratamiento que realmente puede hacernos bien. Así que, basta de cháchara y hablemos del tema que nos importa.

Lo que puede hacer por nosotras la Geoterapia

La Geoterapia nos aporta muchísimos minerales beneficiosos y útiles para nuestro organismo. Pero, aunque su utilización puede ser tanto externa como interna, hoy nos centraremos en su uso externo cosmético.

La forma de utilizar la Geoterapia más conocida en el mundo de la cosmética natural, es a través de las arcillas.  Estas no son más que el conjunto de minerales resultado de la descomposición de las rocas. Su color, aroma y propiedades, varían dependiendo del origen y el lugar donde se hayan. De esta forma, podemos encontrar arcillas para diferentes tipos de piel debido a la concentración de distintos tipos de minerales que se encuentren en el suelo ¿No es increíble? Así pues, sería una completa locura que la cosmética natural no aprovechara todos sus beneficios. De hecho, numerosos tratamientos anticelúliticos, cremas para pieles sensibles, peelings, mascarillas, etc, utilizan las propiedades de las arcillas a su favor.

Propiedades de las arcillas

Geoterapia 2

Absorbe toxinas

  1. Esta característica propiedad es oro puro en el mundo de la belleza y la cosmética natural. Gracias a ella, podemos librarnos de todas las toxinas que se acumulan en nuestra piel, acompañado de un gran efecto antiséptico.

Antiinflamatoria

  1. Las arcillas son perfectas para cualquier tipo de piel, incluso las más sensibles. Su poder antiinflamatorio y calmante, consigue que las pieles más castigadas puedan tener un respiro.

Regenera tejidos

  1. Gracias al gran aporte de minerales, las arcillas consiguen regenerar tejidos y cicatrizar heridas. Una propiedad de lo más terapéutica y estética.

Estimula la circulación sanguínea

  1. Una propiedad especialmente interesante para las mujeres. Algunas arcillas, pueden proporcionar frío a la dermis, estimulando el riego sanguíneo. De esta forma, podemos llegar a mejorar, por ejemplo, las celulitis.

Ya veis, las propiedades de las arcillas son sumamente beneficiosas para nosotros. Incluso las antiguas civilizaciones ya la utilizaban en cosmética y con fines medicinales. Un todo terreno que merece la pena explorar. Eso sí, hay que saber escoger qué tipo de arcilla es mejor para nuestra piel. ¿Quieres descubrirlas?

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *